Con la música como principal atractivo artístico convocante, el festival contó también con una Expo, donde el municipio aportó su presencia. Los asistentes tomaron contacto con diferentes soluciones en materia de movilidad sustentable, gastronomía saludable y amigable con el medio ambiente, y alternativas en el uso de energías para el hogar. Además, se ofrecieron actividades participativas para niños y grandes, para tomar conciencia de la responsabilidad que cada uno tiene en el cuidado del ambiente.

El festival tuvo como característica principal el hecho de haber sido energizado con fuentes alternativas y sustentables, buscando el menor impacto del evento en materia de emisión de gases contaminantes. Así, todo el evento fue alimentado con Biodiésel 2G, hecho a base de aceite vegetal de cocina usado – AVU-; y por dispositivos solares para garantizar la energía y reducción de emisiones.

“Si nos movemos en transportes sustentables, como cuando caminamos o andamos en bici, no utilizamos motores, por lo que evitamos generar emisiones de dióxido de carbono que contaminan el aire”, recordaron las coordinadoras de una actividad lúdica sobre el tema de la movilidad.