Tras cumplirse cuatro meses de una prueba piloto, la Municipalidad comenzará a multar este fin de semana a quienes conduzcan bajo los efectos de sustancias adictivas como cannabis, cocaína y pastillas psicotrópicas.

De esta forma, desde esta noche si los equipos de médicos y profesionales que acompañan en los operativos de alcoholemia consideran que ante un caso dudoso hay que aplicar el test, quienes den positivo deberán pagar fuertes multas.

En este orden, el secretario de Control y Convivencia Ciudadana Zignago remarcó que “hace cuatro años atrás se realizaban 3.000 controles anuales y había un 14% de casos positivos”y agregó que “el último año llevamos adelante 27.000 y estuvimos por debajo del 8%”.

“Este año la tendencia sigue en baja y demuestra que la política de control es acertada porque pudimos trabajar con los profesionales que asisten en los controles de alcoholemia y donde dispusimos de 180 narcotests”, cerró.

En cuanto a las multas, los valores actualizados rondarán entre los 3 y 10 mil pesos, más las accesorias de inhabilitación temporaria o permanente.