La desocupación de locales comerciales en Rosario creció este año un 39 % en relación al mismo mes del año pasado. De esta manera, si a esto se le restan las posibles nuevas habilitaciones, que no coincidan con los lugares relevados se puede afirmar que cerraron más de 500 locales en el último año.

Esta situación queda en evidencia tras un estudio realizado por el Centro de Estudios Metropolitanos de la Concejalía Popular que corrobora que de abril 2016 a abril 2017 hay 609 nuevos locales cerrados y en menos de dos años, cerraron más de 1200.

Las razones principales, son la caída de la actividad productiva en todo el país que afecta de manera directa a las Pymes comerciales, y la fuerte caída del poder adquisitivo de la población que lleva a una fuerte caída del consumo, que en todos casos se transfiere a las grandes cadenas de comercialización que se apropian mediante mecanismos de financiación de las principales bonanzas estacionales del comercio local.