La Municipalidad de Rosario obtuvo en 2016 un resultado económico positivo (ingresos corrientes menos gastos corrientes) de apenas 45,7 millones de pesos. La cifra es intrascendente para un presupuesto de casi 10 mil millones. Lo relevante es que los 12 años anteriores cerraron con déficit.

El cambio se explica en los mayores ingresos por coparticipación nacional gracias al fallo de la Corte Suprema de septiembre 2015 que eliminó los descuentos que Nación le imponía a Santa Fe, Córdoba y San Luis, lo que derramó proporcionalmente sobre municipios y comunas. Para Rosario, que venía con el agua al cuello, fue un alivio enorme.

El dato se desprende de la rendición de cuentas que el Ejecutivo giró la semana pasada al Concejo Municipal, y que provee información tanto o más importante que el presupuesto. Mientras éste expresa la voluntad de gasto, la cuenta de Ahorro-Inversión-Financiamiento es la rendición real de cuánto y cómo se gastó.