Luego de una reunión llevada a cabo entre referentes de propietarios y del centro con autoridades de la GUM y funcionarios locales; se acordó efectuar más controles en la zonza del centro rosarino.

Sobre todo se trató el tema de la venta callejera específicamente. También se trataron temas vinculados a actividades cuentapropistas que grupos de personas están llevando adelante en la vía publica como músicos, “dentro del marco socio?económico que se vive actualmente en la ciudad, y que, ha provocado un aumento sensible de la actividad comercial en sus variadas formas en la vía publica, especialmente de manteros, lo que esta causando malestares y problemas de convivencia en el área central, causando reclamos recurrentes”, según dijeron desde la Asociación Casco Histórcio de Rosario.

Hubo un pedido para que los patrullajes se extiendan hacia las calles perpendiculares de las peatonales, esto sería hacia Santa Fe y Rioja, en el caso de peatonal Córdoba específicamente, principalmente, para controlar la venta de manteros u otras modalidades de comercialización de productos en la vía pública, en el ingreso de galerías o comercios.

Sin dejar de atender a estos pedidos, desde la municipalidad reconocieron: “Somos conscientes que nadie por puro gusto vende productos en plena vía pública, sufrir las inclemencias del tiempo y sin ninguna infraestructura que lo asista si tuviese otra opción de desarrollo o supervivencia económica”.