Por Gisela Gentile

Así arrancaba la charla con Sandra Martinez, educadora somática con respecto a la importancia de sentir y experimentar los movimientos de nuestro cuerpo.

El cuerpo es un todo y no puede fragmentarse o disociarse. Todas nuestras acciones son resultados de nuestros movimientos. Para conocer en profundidad de que hablamos cuando decimos movimiento, dialogamos con Sandra Martinez, educadora somática y docente de diferentes pedagogías y métodos corporales.

-¿Qué es el movimiento?

-El movimiento es algo central y básico para la vida, es la expresión básica y vital, pensemos que cuando dejas de moverte es porque dejaste de vivir. Esto es algo que no se tiene muy en cuenta en relación a la salud y la enfermedad.

Soy partidaria de una medicina de a salud y no de una medicina de la enfermedad. La salud es algo que construimos todos los días y para la cual hay que trabajar y desde el lugar que yo lo trabajo y me interesa es justamente el movimiento.

En cuanto a la perspectiva somática del movimiento de lo que hablamos es la conciencia del cuerpo, cuando se trabaja desde la capacidad de todos los seres humanos de percibirnos a nosotros mismos en movimiento. De esta manera no miramos un cuerpo en el espejo sino un cuerpo que se siente a sí mismo. Esto hace que el movimiento, en una clase por ejemplo, no sea copiado sino es la experiencia que tiene la persona realizando el mismo.

-¿Cómo se educa en este aspecto?

-Lo central es trabajar desde la experiencia de la gente y desde quienes son esas personas, con sus propios patrones y organizaciones de movimiento. No existe un modelo o postura al que yo pretenda llevar a esa persona, sino todo lo contrario quien lo realiza explora su ser, experiencias y organización, y en función de eso se mueve.

Esto hace que podamos verlas tal cual son, para mí a una persona no le falta nada. El punto de partida siempre es quién está delante de ti. La corrección es más una invitación a poder escucharse y encontrar una posibilidad de movimiento más que una pauta a seguir.

Uno no es sólo el cuerpo con el que nació, el mismo tuvo una relación con un entorno y vive en una cultura, acarreó vivencias y determinada organización familiar. Todos esos factores hacen  a la construcción del mismo. La totalidad de lo nombrado anteriormente es tu cuerpo, sos vos moviéndote y eso afecta tu salud.

Pese a que de a poco existen otras miradas, por lo general hay una hiperespecialización en relación al cuerpo, y no hay una mirada global. Entonces cuando vos tenes un dolor en el hombro, te sacan un placa y te mandan  a hacer ejercicios para ese sector y en realidad lo que le pasa al hombro puede haber sido una emoción, o por determinada forma de caminar, etc. Esta mirada fragmentada, parcializada deja de lado lo global, y uno es todas esas cosas. Muchas veces me dicen me duele tal o cual parte del cuerpo ¿Qué puedo hacer? Y yo les contesto moverse.

¿El dolor y la enfermedad están muy ligados a esto?

-Tanto el dolor como la enfermedad son un tema en relación al cuerpo y la salud. El dolor está diciendo algo, seguramente avisó muchas veces antes y ahora te está llamando la atención para que focalices en ese lugar. A veces en esta sociedad del éxito lo que uno quiere es sacarse esa dolencia de encima, tomándose una pastilla para sacarlo y no transitarlo para ver que sucede.

Es lo mismo que cuando enfermas, el cuerpo necesita descansar y estar activo. En esta sociedad donde hay una hiperactividad, montones de estímulos, hiperconectividad que te impulsan hacia afuera desconectándote de tu sistema y de lo que a vos te está pasando.

Si en algún momento vos no le das posibilidad al cuerpo que descanse el mismo te va a parar aunque no quieras. Y eso a veces se expresa en la enfermedad ya que aparece para decirnos algo. Para nuestra sociedad es muy difícil aceptarlo pero la misma siempre nos dice algo. En esta cultura en donde se concurre al médico para sacarse el dolor o la enfermedad, lo que hacemos es depositar en el otro la responsabilidad de curarnos, en ese camino perdemos en protagonismo. Quién sos vos en esa enfermedad, y en realidad el único que puede curarse es uno mismo.

Sucede lo mismo con el nacimiento, a lo largo del tiempo el embarazo y parto se han medicalizado muchísimo. Algo que es absolutamente natural y que en otras épocas éramos las mujeres las que acompañábamos a las madres, hoy parecería que si no hay un médico está en riesgo. Hay entorno a los cuerpos una desapropiación y esa pérdida de protagonismo nos aleja del concepto que uno mismo es quien enferma y se cura.

-¿Cómo recuperamos el poder en torno al cuerpo?

-En un trabajo sistemático y metódico como Pilates, Gyrokinesis, Tai Chi, Chi Kung, entre otras  uno sana. Como premisa en mis clases tomo la totalidad, no estoy interesada en que mi alumno repita una forma sino que intento coordinar una experiencia de movimiento. Y en ese trabajo los invito a experimentar eso en ellos mismo. Por eso cuando se dan los cambios son realmente sentidos y profundos.

El movimiento sana y cura porque sos vos el protagonista.

Educación somática y salud

Fragmento extraido de Yvan Joly M.A (Psy.) Practicante y entrenador certificado del Método Feldenkrais y Psicólogo, Director del Instituto Feldenkrais de Educación Somática en Montreal.

Sabemos que estamos vivos porque podemos movernos y sentir nuestros cuerpos. Más aún, sabemos que estamos vivos porque podemos sentir nuestros movimientos. Para beneficiar la salud, los métodos de Educación Somática nos ofrecen la elección de hacernos más competentes en el manejo de nuestras sensaciones y movimientos.

Esta autoeducación es posible si reconocemos que no solo somos los habitantes, propietarios y usuarios de un cuerpo mecánico que puede ser tratado solo desde afuera, sino que nuestro cuerpo es un cuerpo viviente, nuestra SOMA. Por esta razón si queremos mejorar nuestra salud necesitamos mejorar nuestro ser en su totalidad.

Cuando practicamos los diversos métodos de Educación Somática, obtenemos auto-conciencia, mejoramos nuestros movimientos y redescubrimos las bases sensoriomotrices de nuestras acciones. Todas nuestras acciones son el resultado de nuestros movimientos. Con aprendizaje Somático podemos quizá, cambiar algunos hábitos y aún influir sobre los hábitos de nuestro medio cuando es necesario y posible. Para desarrollar la conciencia somática se requiere que nos percibamos como una persona completa, viva y en movimiento, no como una colección de partes y piezas separadas sino como un ser completo en movimiento. Esta persona completa se siente integrada y puede aprender y reaprender. Así podemos obtener salud y bienestar por medio de la Educación Somática.

Talleres

En este marco, Sandra junto a otros especialistas en educación somática estarán brindando, talleres, charlas y conversatorios que tienen como eje principal la interacción entre conciencia y cuerpo.

El mismo se llevará a cabo en Centro Cultural Cine Lumiere y Parque Alem, los días 15 y 16 de Septiembre, los cupos son limitados.  Todas las propuestas e inscripción pueden realizarse en  www.jornadasomatica.blogspot.com

 

Fotografías de David Valenzuela