Buena alimentación y cuidado del cuerpo – Basta de dietas

Por produccion septiembre - 16 - 2017

Por Giuliana Alegre*

 

La palabra dieta, hoy en día, implica infinidades de ideas que nos proponen lograr cuerpos ideales” en solo cuestión de horas, días o pocos meses.

Algunos ejemplos de lo que decimos son:

 

  • Vivir de ensalada
  • Pastillas/ chicles/ caramelos
  • Licuados en reemplazo de comidas
  • Catalogar alimentos como malos y prohibirlos
  • Restricciones de todo tipo, entre tantas otras.

La única pregunta que nos tenemos que hacer es: ¿Qué nos pasa que buscamos magia constantemente?

 

Los únicos resultados de cada dieta que se haga son los siguientes:

 

*Sentir frustración por el sólo hecho de no comer lo que deseamos y perder el disfrute a la hora de alimentarnos

* Aislarnos ya que no queremos comer lo mismo del resto y nos vamos perdiendo momentos con amigos y familiares, por centrarnos en la palabra comida en lugar de pensar en la compañía, el disfrute, la comunicación con el otro.

* Darnos atracones incontrolables, que  generan sentimiento de culpa

* Tener conductas compensatorias por comer lo que no debía, poniendo en riesgo la salud.

*Pretender resultados en poco tiempo que son imposibles de mantener, ya que no aprendemos a comer.

*Lograr un efecto rebote, que consiste en aumentar de peso en lugar de perderlo.

 

La diferencia entre cuerpos ideales y cuerpos sanos

 

Las dietas buscan cuerpos ideales pero “no” cuerpos sanos, y mucho menos, personas felices. Por eso a la hora de decidir qué comer y cómo ingerirlo hay que poner en acción la inteligencia y entender que uno es mucho más que un cuerpo.

 

Lo que  propongo es, justamente, algo que  va a durar toda la vida y su único resultado va a ser  un cuerpo saludable.

Hay que adquirir  “Hábitos saludables” de comida y  enumero algunos de ellos:

  • Realizar las cuatro comidas diarias (desayuno, merienda, almuerzo y cena)
  • Consumo habitual de agua, frutas y verduras. Dale colores a tu plato y a tu vida.
  • Realizar actividad física.
  • Comer rico- variado y equilibrado.
  • Masticar varias veces cada alimento, pero sobre todo disfrutarlo.
  • Si no tienes ningún tipo de patología, no te prohíbas de ningún alimento.
  • La clave está en las porciones y la frecuencia de todo lo que se consume (comer de todo en la medida justa).

 

Es hora que dejar de contar calorías y empezar a contar nutrientes, hora de cuidar tu cuerpo, nutrirlo y darle una buena salud.

No hay que buscar un cuerpo ideal, hay que buscar un cuerpo real y aprender a quererlo tal como es.

El último consejo es no hacer cualquier dieta de las que se promocionan continuamente sino asesorarse con profesionales.

 

*Licenciada en nutrición

Centro “Apegos”

Terapias para la plenitud

Urquiza 1564 – Planta Alta

Tel. 341 6423105